¿Por qué nos mareamos en el coche?

Yo estaba en ese saco de personas que no comprendían por qué una persona se mareaba en coche, en barco, en avión, en tren o en bicicleta. No lo comprendía, hasta que me hice algo más mayor y mi cuerpo comenzó a volverse algo más traicionero.
Las náuseas y los mareos, pueden hacer que nuestro viaje se convierta en una situación que no se puede sostener ni con barandillas o la ventanilla agachada.
Aproximadamente, es un 70 % de personas las que pueden sufrir algún que otro síncope, y a ciencia cierta aún no se sabe con confirmación la verdadera causa que respalde el dicho caso. Pero hay una teoría que puede acercarse a ser la más pertinente.
Digamos que nuestro sistema inmunitario, en especial la vista, el tacto, las articulaciones y nuestro oído cuándo tiene los pies en tierra, manda información a nuestro cerebro y cuándo todo se entiende correctamente y estamos seguros, no pasa nada. Pero tenemos el aparato vestibular (que está en nuestro oído), y está compuesto por unos sensores que llegan a detectar el

''Imagen de: ''Cositas Femeninas'' (Pinterest)''

”Imagen de: ”Cositas Femeninas” (Pinterest)”

movimiento. Cuándo nos subimos en barco, coche o tren, el sistema vestibular manda información a nuestro cerebro sobre el vaivén que existe, pero las articulaciones y los ojos, avisan a nuestro cerebro de que ésta información no corresponde a lo que el oído detecta. Por lo que, entonces, nuestro cerebro piensa entonces que estás algo loco y por eso decide marearte o en el peor de los casos te hace vomitar para liberar malas toxinas que no existen.

Y ahora que ya os he dado a conocer un poco una de las teorías próximas al por qué nos llegamos a marear y tener náuseas, creo que lo más correcto es que os de algunos métodos case
ros para evitar pasar un mal rato:
1. El jengibre: Si libas las rodajitas de ésta raíz, puedes servir muy bien de antináuseas, pero es más recomendable para adultos que para niños ya que éste puede producir efectos grastrointestinales algo leves. También se puede tomar en infusión, a taza de agua y una cucharadita de planta seca por día. Si decides comer algunas rodajitas intenta que sean frescas.
2. El limón: Es un sustituyente del jengibre.
3. Galletas saladas: Seguro que habéis visto muchas películas donde a una embarazada se le dan galletitas para evitar las náuseas. Todo aquello que pueda contener sal ayuda a evitar algunos mareos.
4. No viajar en ayunas: No es bueno viajar con el estómago vacío, podrías marearte.
5. No pegarse el atracón: Al igual que no es bueno que viajes en ayunas, tampoco lo es si acabas de comer muchísimo y estás haciendo recientemente la digestión. Toma un descanso antes de meterle al cuerpo mucho movimiento.
6. Vista fija al frente: Trata de no ponerte a leer o escribir. Es mejor tener el cuello recto y mirar al horizonte que arriesgarse y marearse.
7. Infusiones:
Además del jengibre, hay más infusiones que te pueden ayudar a ser combatientes en éstos casos.
La menta y el té de canela (menos para embarazadas), manzanilla. Aunque hay muchas más.

9b7c15014765eb78ab3596185ade4b76

”Fotografía de: Figureo Sfm (Pinterest)”

8. Si eres una persona fumadora: Evita a toda costa fumar en el trayecto, porque ésto puede causarte también muchos mareos y náuseas.
9. No cambies bruscamente de posición en el asiento. Intenta no tumbarte, ponerte de lado y volver a sentarte de manera impausable. Ésta reacción puede darte una consecuencia negativa.
Y por el momento, éstos son los consejos más caseros que conozco. Si crees que puedes aportar algunos remedios más, es de agradecer que puedas escribirnos, tendríamos muy en cuenta la información.

¿Y de los chicles qué pensáis? ¿creéis que realmente son un buen remedio?

Publicado en Aprende y etiquetado , , , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *