No siempre se acierta con las piezas. 

Después de un día ajetreado, a la espera de unas zapatas de freno para un Toyota Land Cruise, el cual ocupa medio taller con su semejante tamaño, llega por fin la esperada caja con las piezas de recambio. Sólo para desilusionarnos otra vez, dado que son ligeramente más pequeñas.

Publicado en Sin categoría y etiquetado .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *